Autónomo: ¿podrías afrontar económicamente una baja prolongada?

Autónomo: ¿podrías afrontar económicamente una baja prolongada?

Suele decirse que los autónomos tenemos una salud de hierro porque nunca nos ponemos enfermos, pero hay veces que la realidad choca contra nuestros deseos. En ocasiones, no queda otro remedio que centrarse en uno mismo para recuperarse de una enfermedad o lesión antes de volver a trabajar, algo que puede desbaratar nuestras finanzas familiares.

Tanto los trabajadores que cotizamos al régimen de autónomos de la Seguridad Social como los asalariados, tenemos derecho a una prestación de incapacidad temporal de la Seguridad Social. Sin embargo, en el caso de los autónomos, habitualmente no resulta suficiente para afrontar siquiera nuestros gastos fijos.

Si, como hacemos más del 86% de los autónomos, cotizamos por la base mínima, hasta el día 20 de baja cobraríamos cerca de 552 euros, a los que deberíamos descontar nuestra aportación a la Seguridad Social ya que, aunque estemos enfermos, tenemos que seguir cotizando. Esto quiere decir que si no tenemos otros ingresos en esas primeras semanas tendremos que vivir con menos de 277 euros (para alguien que tiene una cuota de Autónomos de 275,02 euros).

Si es un problema grave que nos imposibilita trabajar aún más tiempo, a partir del día 21 cobraríamos el 75% de la base reguladora (unos 22 euros por día cotizando por la base mínima), de los que descontar, de nuevo, lo que invertimos en cotizar.

Si ya te estás pensando empezar a ahorrar para generarte un colchón económico adecuado, debes saber también que existen en el mercado seguros de Incapacidad Laboral Temporal (ILT) que permiten afrontar este tipo de situaciones con mayor tranquilidad. Es el caso de Baja Activaa, el seguro de ILT de Premaat.

En Premaat hemos diseñado un seguro sencillo y económico, que nos cubra ante situaciones realmente importantes. Todos sabemos que un simple catarro no detiene al autónomo, pero quizá con un brazo roto no nos quede otro remedio que parar. Nuestro seguro lo tiene en cuenta de modo que cubre las enfermedades realmente importantes, que requieren una baja de más de siete o de quince días, según la opción de franquicia elegida. Esto nos permite ofrecer una cuota realmente ajustada.

Por ejemplo, por menos de 70 euros al año, un menor de 40 años cobraría 20 euros al día a partir del decimosexto día de baja, complementarios a lo que ingrese por la seguridad social.
Baja Activaa también permite elegir la cuantía diaria a cobrar, según las necesidades de cada uno (20, 40 o 60 euros al día).

Otra de las ventajas de Baja Activaa es que es un seguro baremado. El baremo público y objetivo recoge el número de días que corresponde a cada enfermedad o lesión. Esto quiere decir que, en cuanto se cuenta con el diagnóstico, se puede pedir la prestación, sin necesidad de esperar al alta médica para calcular los días. Si el autónomo que contrató el seguro más básico por 70 euros al año se hiciera un esguince en el codo, cobraría 300 euros, según el baremo.

Comentarios Cerrados.