¿Cuánto puedo desgravar por mis aportaciones a jubilación?

¿Cuánto puedo desgravar por mis aportaciones a jubilación?

Las ventajas fiscales que se aplican por aportaciones a previsión social vienen reguladas en la Ley del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF). En líneas generales, podemos reducir de la base imponible del IRPF lo aportado durante el ejercicio, hasta 8.000 euros anuales. Es decir: si queremos pagar menos impuestos en la declaración de la renta que presentaremos en la próxima primavera, debemos hacer nuestras aportaciones antes del 31 de diciembre de este año.

Además, los mutualistas de Premaat, si somos profesionales de la Arquitectura Técnica colegiados que utilizamos la mutualidad como alternativa al Régimen de Autónomos de la Seguridad Social (RETA), podremos deducir como gasto todo o gran parte de lo aportado, hasta 13.023,79 euros.

Veamos a continuación los detalles:

  • PPA:

Nuestro Plan de Previsión Asegurado es uno de los productos que la Ley del IRPF (artículo 51) cita expresamente para las reducciones de la base imponible, igual que los planes de pensiones, los seguros de dependencia, las aportaciones realizadas por los trabajadores a los planes de previsión social empresarial o las mutualidades de previsión social de profesiones colegiadas (como Premaat).

El límite máximo de lo que podemos reducir de la base imponible también viene regulado en la propia Ley (artículo 52): 8.000 euros anuales o el 30% de la suma del rendimiento neto del trabajo y actividades económicas, la que resulte menor de las dos cifras.

Es destacable que según el artículo 53 de la citada Ley, si la aportación se realiza a un PPA constituido a favor de una persona con discapacidad el límite máximo de reducción se incrementa hasta 10.000 euros, siempre que exista relación de parentesco o tutoría, sin perjuicio de las aportaciones que la persona con discapacidad pueda hacer a sus propios planes. Para que estas ventajas fiscales sean aplicables la persona a favor de la cual se hace la aportación debe tener con un grado de minusvalía física o sensorial igual o superior al 65%, psíquica igual o superior al 33%, o tener una incapacidad declarada judicialmente.

El conjunto de las reducciones practicadas por todas las personas que realicen aportaciones a favor de una misma persona con discapacidad, incluidas las de la propia persona con discapacidad, no podrá exceder de 24.250 euros anuales. Cuando concurran varias aportaciones a favor de la persona con discapacidad, habrán de ser objeto de reducción, en primer lugar, las aportaciones realizadas por la propia persona con discapacidad, y sólo si las mismas no alcanzaran el límite de 24.250 euros señalado, podrán ser objeto de reducción las aportaciones realizadas por otras personas a su favor en la base imponible de éstas, de forma proporcional.

Las ventajas fiscales de nuestro PPA son aplicables a cualquier persona que lo tenga contratado, sin importar su profesión o si está colegiado.

  • Otros planes:

El resto de productos de la mutualidad que se utilicen como complemento de previsión social, como el Plan Plus Ahorro Jubilación, también son susceptibles de reducirse de la base imponible del IRPF en lo aportado para Jubilación, Fallecimiento o Incapacidad Permanente, pero en este caso sólo para mutualistas arquitectos técnicos colegiados o sus familiares directos.

El límite máximo de reducción es el que veíamos más arriba: 8.000 euros anuales o el 30% de la suma del rendimiento neto del trabajo y actividades económicas, la que resulte menor de ambas cifras.

  • Mutualistas “alternativos” a la Seguridad Social:

Por último, cabe destacar el tratamiento fiscal de las aportaciones a nuestros planes alternativos a la Seguridad Social (el Plan Profesional o el Grupo Básico con Ampliación de Alternatividad). En este caso, se pude deducir directamente como gasto de actividades económicas lo aportado por las prestaciones equivalentes al RETA (siempre que se utilicen efectivamente como alternativa al sistema público), hasta 13.023,79 euros. Es destacable que esta cifra es muy superior a lo que se aporta a lo largo del año por la cuota ordinaria en los mencionados planes, por tanto hay un margen amplio para deducir como gasto aportaciones a jubilación u otras mejoras que pudieran contratarse.

Cabe recordar que el Plan Profesional admite aportaciones extraordinarias para Jubilación y mejoras en las coberturas de Fallecimiento, Incapacidad permanente e Incapacidad temporal por enfermedad o accidente. El Grupo Básico con Ampliación de Alternatividad permite mejoras en Incapacidad temporal por enfermedad o accidente.

Si con todas las mejoras y aportaciones extraordinarias superáramos el límite de gastos deducibles, aún podríamos aplicar a los excedentes los hasta 8.000 euros anuales de reducción de la base imponible por aportaciones a previsión social.

Comentarios Cerrados.